lunes, 12 de marzo de 2018

PRINCESAS SIN CUENTOS Y PRÍNCIPES DE PEGA

¿QUE PASO CUANDO SE TERMINARON LAS PERDICES?

SINOPSIS:

Ariel, nuestra protagonista, se reencuentra con sus amigas de la infancia, pensando que ella es la que ha terminado peor parada de todas, hasta que descubre que no todo es lo que parece. Los problemas matrimoniales, personales y cotidianos son más comunes de lo que creía en un principio e intenta ayudar de la mejor manera que sabe, siendo ella misma. El único inconveniente, es que pese a sus buenas intenciones, el caos y la mala suerte la siguen allá donde vaya, convirtiendo la vida de todo el que la rodea en una locura. Su mundo de libertad y soltería se ve alterado cuando se enamora de un hombre del que tan solo conoce la primera letra de su apellido y quien parece saber demasiado de ella. De pronto, como si no tuviese ya bastante con lo que lidiar, aparece en escena Jim que le regala sonrisas y amor eterno a diario. ¿Logrará solucionarles la vida a sus amigas y a ella misma o las empeorará? Descúbrelo tú mismo en esta trepidante novela de intriga, amor y comedia que no te dejará indiferente. La misma que hará que te replantees si los finales felices realmente existieron tal y como nos contaron desde nuestra niñez.

AUTORA: Gema Tacón

EDITORIAL: Amazon

FECHA DE EDICIÓN: 2016

GENERO: Chick Lit

FORMATO: Papel; Digital

BOOKTRAILER:



RESEÑA:

Es una novela sencilla con momentos divertidos que te llevan de la risa a la carcajada con facilidad. Los personajes basados en princesas disney que ya no viven en un mundo ideal me ha encantando. Le da ese aire fresco y desenfadado que todas las novelas necesitan cuando van ha tratar en clave de humor temas tan serios como la infidelidad, el fracaso en las relaciones o la asimilación de uno mismo. Adema de Gema lo hace con un humor tan negro que se sale de la escala pantone y eso me mola cantidad.

Dando grandes momentos donde parece que va ha pasar lo inevitable y Ariel la lía parda, son geniales. Pero si tengo que decir que no todo ha me ha gustado, en algunas partes ese exceso de bromas y meteduras de pata me sacaban de la narración. ¿Porque?, me daban la impresión de que al final siempre era más de lo mismo. Lo mucho cansa y algunas estaban metidas con calzador. Pero ojo que no digo que no me gusten solo que quizá hubiera sido necesario dosificarlas de otra forma.
Cada persona que lea el libro tendrá su princesa preferida, sera inevitable porque todas tienen un poco de cada clase de mujer o incluso puede que entén mezcladas, la mía antes y después es Merida. Es guasona, insolente, un poco bocazas. Muy como yo. 

No ha tenido que ser fácil crear una personalidad diferente a cada unos de los personajes, en su momento habían sido creados con una sobredosis de azúcar y eso es complicado de tapar , pero el esfuerzo esta sobradamente conseguido. El final no te lo esperas ni de coña.  No quiero ver mandíbulas como las del cangrejo Sebastian, yo solo aviso.
Si tuviera que hacer hincapié en lo mejor del libro es que aun siendo un libro romántico erótico te hace reflexionar, sobre la idea que desde pequeñas nos meten en la cabeza de ser princesitas. Nos hacen creernos un cuento de hadas donde es obligatorio vivir felices y comer perdices, todo precioso y maravilloso pero nadie te explica que pasa cuando se va al pedo ese sueño. Este libro es un pequeño tratado en clave de humor sobre como reinventarse para llegar a ser feliz. En el fondo todas las mujeres tenemos que luchar por lo que queremos ser no por lo que nos han dicho que debemos ser. Independientes, fuertes y seguras de nosotras mismas.
Y en la forma de ser de Ariel es cuando me viene a la cabeza una frase de Frida Khalo ; soy esa clase de mujer que si quiero la luna me la bajo yo solita. Aunque en su caso puede que entre medias acabe provocando una catástrofe de proporciones bíblicas.





1 comentario:

  1. Jajaja gracias por tu tiempo. Me encanta la reseña. Besitooos

    ResponderEliminar

La calidad de algunos vídeos deja mucho que desear pero es complicado encontrar algo decente de la época de los ochenta.  LAGRIMAS DE ...