miércoles, 16 de mayo de 2018

QUIERO UN JEFE ASÍ

BOOSSMAN 

SINOPSIS


La primera vez que conocí a Chase Parker no tuve exactamente una buena impresión. Yo estaba escondida en el pasillo del baño de un restaurante, enviando un mensaje a mi mejor amiga para que me salvara de la horrible cita que estaba teniendo. Él lo oyó y empezó a darme consejos sobre cómo comportarme en una cita. Ya le dije que se metiera en sus asuntos.

¿Cuáles eran las posibilidades de que un mes más tarde ese hombre tan sexy terminara siendo mi nuevo jefe?



FICHA TÉCNICA


AUTORA: Vi Keeland
EDITORIAL: Terciopelo
FECHA DE EDICIÓN: 9 de Noviembre de 2017
GENERO: Romántica Actual
FORMATO: Papel; Digital

RESEÑA

Cuando hace tiempo me recomendaron Boosman mis amigas insistían, que te va ha gustar tontaaa. Y yo, que no me llama nadaaaa. Mira que he sido gilipollas. Como he podido vivir sin conocer a Chase. Es como leer Calle Jamaica y no flipar con Nate, como releer Cariño cuanto te odio y no caer rendida a los pies de Josh. Es un personaje para ponerle un monumento. Y dicho esto paso a reseñar antes de perder algo más que el glamour. Aunque se me olvida que una haggard jamas pierde el glamour ni vestida de mercadillo.
Es una historia clásica de chica conoce a chico en una situación muy desagradable. Resulta que la chica esta teniendo la peor cita de su vida y esta lanzando un MAYDAY a su mejor amiga desde los aseos del restaurante. Cuando alguien le llama la atención, justo detrás de ella.
Se da la vuelta para decirle por donde se puede meter su opinión al arrogante e impertinente que escucha conversaciones privadas y el tipo en cuestión la deja con las patas vueltas por que esta buenísimo. Así es como se conocen Reese y Chase. Ambos con sus respectivas incomodas citas acaban haciendo un paripe muy gracioso y salen del paso más que bien.  No espera volver a ver a ese hombre jamas aunque no se va de su cabeza. Pasan lo meses y como la vida es un pañuelo vuelve  encontrar a Chase en donde menos esperaba.

Pero nenas aunque Vi Keeland se pasa resaltando durante toda la narración hasta la extenuación, lo genial, buenorrisimo y adorafollable que es Chase esta primera presentación no tiene desperdicio. Porque nuestras bragas junto con las de Reese van a reunirse de manera inmediata al Vahalla de las bragas caídas en acto de servicio. Cachas, moldeado a golpe de gimnasio, recién salido de la piscina y con un piercing en el pezón. Hasta luego Mari Carmen.
Pero lo mejor de Chase es que no es solo un buen físico, también tiene una lengua afilada y un cerebro privilegiado que le ha llevado a ser el dueño de una de las empresas cosméticas punteras en Nueva York. Ademas Reese le pone palote total.
Todo el libro es un tira y afloja entre los dos, cargado de comentarios mordaces, llenos de sarcasmo pero muy divertidos. Chase es experto en inventar historias y Reese en seguirlo.
Pero no creas que aunque se tienen muchas ganas hay sexo y alegría desde la primera pagina, de eso nada monada. Te mantienen con una tensión sexual no resuelta que entre conversación subidas de tono de Chase y replicas calientes de Reese cuando llega el momento hasta te dan ganas de fumarte a ti el cigarro de después.
Su relación evoluciona hasta que son algo más que amigos con derecho a roce y es cuando el chip se les empieza a escoñar a los dos.
Ella me colma la paciencia, es un no puedo vivir sin el pero cuando lo dejemos, mira cielo aclárate que nos vas a volver locas a todas. Conoceremos un poco más de la vida de Reese y todos sus miedos. Pero lo gordo de verdad es ver a el perfecto Chase que pasa de empotrable a tratable psicologicamente en cero coma.
Los motivos de cada uno son bastante fuertes y cuando los conoces llegas a comprender sus miedos y sus inseguridades aunque la escritora satura un poco recordando una y otra vez lo que les paso. Lo bueno ayuda lo mucho agota y solo veo ese problema. La cantidad de veces que rememoran los malos momentos del pasado, entre ellos, en solitario, con sus familiares. Un poco cansino el tema.
No es un libro complejo de gran trama, es sencillo y fácil de leer. Alterna la narración en tercera persona entre la vida de ambos personajes. Conoces a sus familias, sus vidas pasadas y todos sus miedos contados por ellos mismos. No es para nada monótono o aburrido pese a esos pequeños defectos de repetición de la escritora. Ha sido una grata experiencia volver al papel con Bossman. Aviso a navegant@s el final es de esos de poner al lado tuyo la caja de pañuelos de papel si te emocionas con facilidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NUESTRO ULTIMO DÍA EN KAMELOT

Son tantas canciones y todas tan buenas que realmente ha sido muy difícil poder escoger entre todas. Pero os he dejado un trocito de mu...